HARA QUE NUESTRA VIDA VAYA MUCHO MEJOR
Tenemos al amigo que siempre hace las cosas bien, nunca se equivoca o al menos eso pretende él. Tenemos al padre incapaz de pedir perdón, jamás de los jamases, ya que por supuesto un padre es omnipresente, es un Dios que nunca se equivoca, tenemos al jefe que cuando él se equivoca echa la culpa a los empleados… ¿y que tipo de relacion surge con los demás cuando somos incapaces de reconocer nuestros errores? Empieza a crecer una especie de rencor e ira en la otra persona ya que alguien que no reconoce sus errores, sobretodo con nosotros, está dando una imagen de que es mejor que nosotros, que nunca se equivoca y nosotros si, constantemente.

No es algo fuera de lo común que alguien sea incapaz de reconocer sus errores, miles empresas quebradas al año son prueba de ello. Las personas que aconsejan cuando ellas son las menos indicadas también son una gran prueba de ello.

Cada persona se trata a si misma como intocable, como si todo lo que hicieran estuviera plenamente justificado siempre, cosa que les impide avanzar en su vida personal y laboral. En el mundo real las personas que no reconocen sus errores son personas vacías… en definitiva el fracasado de hoy en día es alguien que no reconoce sus errores, y por fracasado entendemos que es una persona que no cumple sus metas ni objetivos y que se ha conformado con una rutina diaria que le deprime y amarga, pero antes de reconocer ese error se quedarán así para siempre.
pam535
Qué pasa cuando reconoces tus errores

Aquí la cosa cambia, todo es distinto, comienza una vida más sincera contigo mismo y los demás, más feliz, aprendes a desenvolverte bien con el éxito y a disfrutar en él, en unos pocos años comienzas a disfrutar de una vida más verdadera, humilde y sincera, y tú te preguntarás: ¿Y todo eso por reconocer mis errores? Si, ese es el increíble efecto.

Actualmente he conocido y conozco muchísimas personas y aquellas que veo que avanzan siempre y que están no muy por encima de los demás, sino en otra liga completamente superior y que no tiene nada que ver con los demás. Son personas felices, más conscientes, disfrutan bien la vida y esto porque el reconocer los errores propios abre un montón de puertas que son la clave del éxito y la felicidad eterna.

Vamos a poner un ejemplo muy claro, si gastos todo tu dinero en mp3, sofás, tv’s, copas, cine, viajes, piso… no puedes pretender ni por un segundo ir con la cabeza bien alta y decir que eres un ejemplo a seguir. Las personas de a pie dejan mucho que desear pero aún así pretenden ir de perfectos, de que son increíbles y los demás son basura. Si tú no te has interesado en ayudar desinteresadamente a los demás no puedes ir por la vida pretendiendo que eres una gran y buena persona. Pertenecer a una ONG es una cosa, e ir de misión humanitaria es otra bien distinta, no hay que confundir aliviar la conciencia con ayudar verdaderamente a los demás, pero aún así si hacemos una encuesta por la calle y preguntamos: “¿Te consideras buena persona”? el 99% dirá que si, cuando lo máximo que hacen por los demás es consumir. Hay que admitirlo, no somos grandes personas, no somos buenas personas, mientras tú estás leyendo esto miles de niños en África mueren de hambre, cuando yo compro una revista de emprendedores indigna la visión capitalista y anti-humanitaria pero aún así los dueños de la revista se creerán los mejores y que hacen la mejor revista posible.

Reconocer tus errores es saber quién eres, con tus virtudes y tus defectos y sin pretender esconder tus defectos o ocultarlos pareciendo que eres un ejemplo a seguir, porque así solo te engañas a ti mismo y tu vida se degrada aún más. Y en cualquier persona de la calle vas a ver este comportamiento y los que lo tengan te aseguro que no son ni Bill Gates, ni Ghandi, ni Maria Teresa de Calcuta, ni el presidente del gobierno ni jamás pasarán a la historia, serán simplemente otra persona más incapaz de reconocer sus errores.

Tal llega la hipocresía y la incapacidad de progresar como persona de muchos que en ambientes sociales cuando ellos cometen un gran error están a la defensiva antes que pendientes de reconocer sus errores. Lo vemos en el coche, en las colas, en un concierto… Voy a poner un ejemplo. No hace mucho en el mediamarkt estaba en la cola para que me hicieran una factura, de repente se cuela con todo el morro una pareja incomodando a los que estaban siendo atendidos ya que les invadían el terreno. Ni cortos ni perezosos dijeron: “yo” cuando preguntaron siguiente, yo me adelanté invadiendo el espacio de la otra persona y dije que se habían colado. ¿Cuál fue la reacción? ¿Un perdona o lo sentimos? Por supuesto que no, me trataron como si yo fuera el malo, como si hubiera sido un maleducado por invadir el espacio de la otra persona cuando ellos se habían colado de forma descarada, porque hay formas de colarse y la forma en la que lo habían hecho ellos era de maleducados y prepotentes cuando eran personas de clase media-baja y no hablo solo de su economía sino de su psicología.

El tío llegó a decirme: “chaval, la vida es muy dura”. Da igual que el fuera obrero y su novia estuviera probablemente en paro y que yo tenga una empresa propia dónde ayudo a miles de personas, incluso tengo mi propia metodología: La Informática humana. Ese tipo ni siquiera sabía que pese a tener una enfermedad me independicé con 18 años y que a mis 23 años y con un 44% de minusvalía no solo no he pedido ninguna ayuda económica como hacen muchos, sino que he creado mi propia empresa. En ese momento hubiera tenido que salir un presentador de televisión y darle unas palmaditas en la espalda: “No solo te has lucido colándote chaval, sino que le dices a la persona menos indicada las palabras menos apropiadas”. (Obviamente también tengo mis fallos, pero por lo menos lo intento hacer siempre lo mejor posible aunque lo que haga no sea siempre la mejor opción)

Obviamente, en vez de invertir mi tiempo en humillar verbalmente a ese chaval me limité a decirles que se callaran 1 vez y seguí con mi factura, luego me largué.
soledad
Una cosa es divertirse y la otra tener una vida dónde ni tú mismo sabes hacia dónde vas y todo por no ser capaz de admitir un error

solo por la forma de actuar puedes ver si una persona reconoce sus errores o no

El reconocer tus errores aunque parezca mentira es el primer paso para una vida completa

Anuncios