Poner atención a la música que escuchan los niños aún antes de nacer, puede enriquecer enormemente su desarrollo físico, emocional e intelectual.
Cuando se escucha música emerge lo más profundo de cada ser humano, con lo que favorece una sensibilidad refinada, la armonía interna y un corazón hermoso.
Introducir al bebé par nacer, ya nacido y nuestros otros hijos, especialmente hasta los 14 años, en el mundo de la Música es un privilegio y una gran responsabilidad de los padres.

CUANDO COMIENZA A OIR UN BEBE ?
El oído de los bebés por nacer aparece a los 22 días de gestación, y obtiene su madurez estructural al quinto mes del embarazo.
“A la veinteava semana, el mecanismo auditivo es estructuralmente comparable con el de un adulto” (Eisemberg, 1969)
Desde ese momento, los bebés por nacer comienzan a escuchar los latidos del corazón, los movimientos intrauterinos, la voz materna y los sonidos que se encuentran en el medio ambiente, tales como voces, ruidos y música, la cual se ha comprobado que penetra al vientre materno.

¿Que sucede una vez que los bebés escuchan?… ¡Sienten y responden!

Se han podido observar cambios en los patrones de respiración, movimientos de cabeza, tronco, ojos y extremidades al escuchar sonidos y voces. Así mismo, se aprecian gestos en sus expresiones faciales. Todas estas reacciones, aún antes de nacer y durante la primera infancia, llevan a concluir que hay una relación causa-efecto entre las voces y la música en los bebés.
EL AFECTO PRENATAL ES IMPORTANTE?
La respuesta del bebé por nacer a la música, depende del estado “despierto o dormido” en el que se encuentre y de la relación afectiva que exista entre madre e hijo a través de la propia música.
Los sentimientos maternos son de algún modo transferidos al bebé por nacer, esto es, mientras el bebé por nacer escucha la música, influye en su experiencia la respuesta emocional de la madre (Zimmer, 1982).

Anuncios