La lealtad tiene que ver con el sentimiento de apego, fidelidad y respeto que nos inspiran las personas a las que queremos o las ideas con las que nos identificamos. Los que son leales poseen un alto sentido del compromiso y ello les permite ser constantes en sus afectos y cumplidores de su palabra. Hay muchas cosas que inspiran lealtad y la merecen. Los seres queridos, los amigos sinceros, la pareja amorosa con la que se comparte la vida, la institución en la que se estudia o se trabaja y la patria a la que se pertenece, se cuentan entre las más importantes.

Para ser leales…

– Respetemos y correspondamos a las personas que nos quieren y son buenas con nosotros.

– No abandonemos a nuestros amigos en los momentos difíciles, ni nos dejemos tentar por quIenes nos invitan a traicionarlos a cambio de dinero, poder u otra oferta parecida.

– Seamos fieles a nosotros mismos y nuestras ideas.

LA DESLEALTAD…..

La deslealtad está asociada a la falta de compromiso, reconocimiento y respeto hacia las personas o instituciones que lo merecen. Los que son desleales no ponen freno alguno a sus apetitos o ambiciones, y no vacilan en romper sus promesas o traicionar a sus amigos o parejas a la primera oportunidad con tal de conseguir lo que se proponen. Un funcionario desleal cede con facilidad al soborno y se presta a toda clase de manejos y engaños a cambio de dinero, poder o privilegios. En la vida de todos los días, la deslealtad se manifiesta cuando un amigo, un compañero, un colega o un compatriota abandona o le niega el apoyo a otro en un momento difícil o ante una causa justa.

Todo aquello que lleva a traicionar la confianza recibida, romper reglas de juego o incumplir la palabra dada puede considerarse desleal y es altamente reprobable.

Obstáculos para la lealtad…

– La falta de convicciones e ideales, que hace que las personas se dejen guiar por los impulsos más inmediatos y estén siempre dispuestas a irse con quien mejor les parezca.

– La idea de que el trabajo es un mal necesario que se realiza por obligación, como un castigo, con el único fin de obtener una remuneración, lo cual lleva a muchos trabajadores a ponerle precio a su lealtad para con sus empleadores.
– La cultura de la infidelidad, que hace que hombres y mujeres sientan horror del compromiso y rompan permanentemente sus promesas amorosas.

Los leales son sinceros, valientes, transparentes, firmes, agradecidos, constantes, confiables, seguros.

Los desleales son inmaduros, volubles, desagradecidos, interesados, traidores, falsos, abusivos, indignos de confianza.

Anuncios